Publicación: Revista Planur-e, 21 de julio de 2021

1. Algo más que un Plan General: un “proyecto de ciudad”

La redacción de un nuevo Plan General para La Línea de la Concepción se plantea, ante todo, como una oportunidad para definir alternativas y propuestas de futuro que requiere la ciudad para incorporarse al importante “discurso de ciudades” que se está consolidando actualmente en nuestra cultura urbanística del siglo XXI, en dónde la ciudad de La Línea con su escala de “ciudad media” no debe desaprovechar. En este sentido, las propuestas del nuevo Plan General, van dirigidas no sólo a establecer las condiciones del desarrollo de la Ciudad de La Línea sino, y principalmente, a definir un auténtico “Proyecto de Ciudad” capaz de potenciar sus nuevas señas de identidad y, en consecuencia, las concreciones de las nuevas propuestas futuras que sean capaces de solucionar sus actuales situaciones de crisis que generan sus diversos problemas tanto urbanísticos como sociales. Por tanto, este documento de Revisión de Plan General ha pretendido también diseñar y visualizar estas propuestas desde la estrategia de un conjunto de intervenciones que entrelazadas todas ellas dentro de la estructura general de la ciudad tratan de desarrollar más un modelo de “Proyecto de Ciudad, que una serie de abstractas medidas exclusivamente administrativas de ineficaz terapéutica ante las necesarias actuaciones que exigen los muchos y complejos problemas de La Línea.

Esta idea de plantear y definir un “Proyecto de Ciudad” para La Línea se basa en la necesidad de superar los modelos clásicos de los anteriores Planes Generales (en dónde la calificación del suelo se convertía en el casi exclusivo discurso de sus contenidos), para poder definir las condiciones urbanísticas de un auténtico “proyecto” de escala urbana y territorial con capacidad de plantear formalmente estratégicas propuestas que nos aporte las necesarias y también concretas soluciones que requiere la ciudad, fortaleciendo la demanda pública en la búsqueda de ese equilibrio entre los intereses públicos que deberán legitimar en todo caso a los intereses privados que se deriven de las calificaciones urbanísticas del desarrollo del nuevo Plan General de La Línea. Y todo ello, recuperando las buenas herencias de la planificación urbanística de aquellos primeros años de la transición democrática de los años 80, en dónde el Plan se convertía en un documento de gobierno municipal con concretas propuestas cuyos contenidos y gestiones se basaban en sus procesos de participación pública, que hacía posible precisamente una didáctica información capaz de hacer entendible no sólo el documento técnico a la ciudadanía, en su manera de reflejar y narrar el conjunto de los proyectos de la ciudad, sino también de la necesaria concertación con los agentes públicos y privados para que se posibilite hacerlas realidad desde la iniciativa y tutela municipal como promotor y responsable del documento del Plan General para ordenar, solucionar y equilibrar los intereses colectivos de la ciudad.

2. La estratégica ubicación: entre dos mares y tres territorios

La Línea como ciudad situada entre dos mares (Atlántico y Mediterráneo) y tres potentes territorios (Bahía de Algeciras, Gibraltar y Costa del Sol), adquiere el valor de una importante “rótula” de estratégica centralidad territorial que intenta superar sus actuales condiciones históricas de ciudad aislada para ir “más allá?” de su línea fronteriza buscando sus capacidades de futuro y mejora de su urbanidad y, en consecuencia, sus condiciones económicas y sociales a las que legítimamente aspira precisamente desde su estratégica ubicación. Para ello, el nuevo Plan General de La Línea define una serie de concretas actuaciones tanto en su escala urbana con el fin de solucionar los muchos problemas del desarrollo y gestión de la ciudad heredada, como en su escala territorial para consolidar el papel que puede jugar en su estrecha relación con Gibraltar, la Bahía de Algeciras y la Costa del Sol. Estas acciones conjuntas se plantean desde un modelo urbanístico que podríamos definir como un “Plan-Proyecto”, que es consensuado desde el trabajo conjunto político-técnico y un importante despliegue de la participación ciudadana en su difusión y toma de decisiones. Unas acciones que se desarrollan a través de concretos Proyectos Estratégicos capaces de dinamizar las políticas económicas y sociales que requiere la ciudad, haciéndolos realidad mediante una eficaz gestión de sus instrumentos urbanísticos.

El Plan ha tratado de recuperar la urbanidad de la ciudad desde esa idea del “proyecto” para cualificar la vida de sus ciudadanos mejorando sus condiciones económicas y sociales, cuyas principales acciones podríamos resumirlas tanto en sus medidas de reordenación interior de su centro urbano, incluyendo la redacción del Catálogo de Elementos Protegidos poniendo en valor su Patrimonio Histórico , como en la consolidación del modelo radio-concéntrico de su estructura viaria con la nueva Ronda Norte potenciando la actual Avda. Cartagena, el importante Eje Norte que consolida el eje histórico de la ciudad, la reordenación de sus “Paseos” de Levante y Poniente para mejorar su fachada al mar, y las continuidades del “ viario medio” en el suelo urbano y los nuevos desarrollos urbanísticos. En cuanto a las propuestas de los reequipamientos públicos y mejora urbana habría que destacar las del nuevo Estadio y la Ciudad Deportiva Norte, el nuevo Ferial, el Centro-Social de Junquillos, así como el Centro Terciario Aeroportuario como importante oferta complementaria tanto para el Aeropuerto de Gibraltar, Puerto Alcaidesa y todo el ámbito territorial de la Bahía. O bien actuaciones para la recuperación del frente de litoral de Levante para “asomar la ciudad al mar” con el Paseo de Sta. Bárbara, la remodelación del Puerto de la Atunara, la ordenación del frente litoral de “La Campana” y el “Paseo del Parque de Levante” potenciando sus magníficas playas.

Mención especial merece la actuación en los sectores del Zabal como importante apuesta de innovación urbanística que va a requerir medidas especiales para integrar este asentamiento irregular que requiere necesarias obras de urbanización y de reequipamientos, como el “Parque Agrícola” como vestigio de su original uso, garantizando también los derechos y deberes que implica su reordenación desde los instrumentos diseñados a tal fin desde la gestión y el control municipal. Finalmente, la propuesta de los “Sistemas Verdes” entendidos y diseñados como auténticos elementos estructurantes de la ciudad con sus “Corredores Verdes”, “Parques Lineales”, “Parques del Litoral de Levante”, incluyendo las protecciones los Suelos de Levante y de Sierra Carbonera como espacios de alto valor ambiental y paisajístico de la ciudad.

3. Concretar las actuaciones: la “acción terapéutica” de las propuestas del plan

En definitiva, se intenta definir y concretar el conjunto de estas actuaciones como “acción terapéutica”, a modo de lo que hemos denominado en otros trabajos urbanísticos realizados en los años 80 (como en el Plan de Ronda o Córdoba) acciones de «acupuntura urbanística» sobre los diferentes “tejidos” de la ciudad, ubicando “estratégicamente” un conjunto de propuestas que fueran capaces por si mismas de cualificar el tejido urbanístico y definir la “forma” de la ciudad, facilitando de esta manera los futuros procesos de desarrollo.

Su puesta en valor no sólo se ha realizado desde el “conocimiento de la ciudad”, con su pasado y presente redescubriendo y analizando los documentos urbanísticos que han incidido en el desarrollo de la ciudad, sino también con la concreción urbanística de sus soluciones o proyectos estratégicos definidos a través de un determinado diseño formal de las propuestas para poder exponer y controlar los objetivos de las propias ideas del Plan. No se diseña formalmente para reflejar exclusivamente imágenes edilicias, sino que se han realizado desde su necesidad urbanística basada en su estratégica ubicación y las características para hacerse realidad en la futura gestión desde la concepción global del Plan. De esta manera, las propuestas definidas y dibujadas a modo de orientación en las determinaciones del Plan no solo se convierten en una adecuada herramienta de representación de ideas, sino también importante metodología de comprensión de la realidad que se intenta exponer para el desarrollo del Plan, convirtiéndose en un instrumento fundamental para abordar mediante el reto de su definición y concreción una lectura comprensiva de los contenidos que se plantea en el nuevo Plan General.

4. Referencias unitarias y fragmentarias: “plan – proyecto”

Según lo anteriormente expuesto, podríamos afirmar que los contenidos que se plantean para el desarrollo urbanístico de La Línea son «algo más» que exclusivamente determinaciones administrativas o normativas, que si bien hay que atender no van a resultar ser suficientes para conseguir esa “curación” de la ciudad de La Línea ante sus diferentes y difíciles problemas a los que se enfrenta actualmente. Se ha tratado, ante todo, de diseñar un nuevo Plan que sea capaz de ir más allá de las propias consideraciones administrativas ya evidentes e indiscutibles que todo Plan requiere: ya no bastará solamente con que el documento del Plan cumpla con toda la amplia y compleja legislación vigente (cuestión que se da por sabido que así debe ser), ni que su ordenación urbanística tenga la corrección administrativa de sus propuestas (puesto que son mínimos contenidos técnicos exigibles en todo documento), sino que la novedad en este nuevo Plan General de La Línea será conseguir definir y diseñar las acciones estratégicas y desarrollarlas con instrumentos capaces de hacerlas realidad, mediante una transparente “gestión” que posibilite una correcta “viabilidad económica” que las haga posible en prudentes “plazos” de tiempos adecuados a las necesidades que demanda la Ciudad de La Línea y que se definen en su documento del nuevo Plan, cuyo respaldo de una amplia participación colectiva le asegure el máximo “consenso colectivo” que debe obtener a lo largo de su proceso de desarrollo.

Para conseguir estos objetivos, el Plan reconoce las capacidades públicas y privadas, entendiéndolas conjuntamente y posibilitando salidas diferenciadas a los graves «estados de crisis» que padece actualmente la Ciudad de La Línea y su territorio. Para ello, ha intentado reconstruir las credibilidades públicas en generar, dinamizar o potenciar nuevos procesos económicos y urbanos con claras y concretas intervenciones que cualifiquen la actividad urbana y social de la ciudad. Desde este argumento se posibilita también asociar el plan urbanístico a la “ejecución y gestión” del conjunto de las propuestas, a las decisiones presupuestarias, y a las consideraciones sobre la asignación de los recursos “públicos y privados”, así como a las políticas municipales tanto regionales como estatales en dónde el control municipal de la planificación será base principal sobre la cual se desarrollan el conjunto de las propuestas que se plantean en el Plan General.

5. Resumen de las actuaciones: las “propuestas estratégicas”

Como síntesis de los contenidos del Plan General, se exponen a continuación en diferentes apartados las más destacadas actuaciones con las concretas propuestas estratégicas que se plantean en este modelo de “Plan-Proyecto” de la Ciudad de La Línea para explicar y justificar lo anteriormente expuesto.

5.0. El Nuevo Plan

El nuevo Plan General se podría definir como un “Plan-Proyecto”, capaz de concretar propuestas estratégicas que cualifiquen su
urbanidad y potencien la economía y mejora social mediante una eficaz gestión que los haga realidad.

Un conjunto de actuaciones que consoliden la estratégica posición de la ciudad y genere las oportunidades para sus futuros desarrollos
urbanísticos.

5.1. El lugar

Gibraltar con su influencia “económica” y referencia del paisaje de la ciudad con el frente del continente africano (Marruecos).
Bahía de Algeciras como importante centro “industrial” de escala territorial colindante con la Línea.

La Costa del Sol con su potente oferta turística, en donde La Línea puede jugar un importante papel como cabecera de su litoral.

5.2. La estructura

Se consolida el modelo viario de estructura radioconcéntrica con la creación del Eje Norte y la nueva Ronda Norte, que, junto con la reordenación de la Avenida de Cartagena, Paseos Marítimos (Levante y Poniente) y el Viario Medio de los desarrollos urbanos consolidan su modelo estructural.

La reurbanización del Paseo Marítimo de Levante, conservando sus secciones viarias e incorporando sus paseos peatonales laterales frente
al mar y las zonas edificadas para cualificar su imagen urbana.

El nuevo Eje Norte como principal elemento estructurante de la ciudad, consolidando el eje histórico definido por la Plaza de la Constitución
– Plaza de Toros.

5.3. Los proyectos

5.3.1. Nuevo Estadio Municipal, ubicándose en la misma huella del antiguo Estadio de Fútbol con una propuesta complementaria de uso
recreativo que refachadiza el frente del paseo de Santa Bárbara, integrando el Pabellón Deportivo y Piscina Municipal colindante.

5.3.2. Paseo de Santa Bárbara, incorporando los restos arqueológicos de la Fortificación y creando un paseo peatonal del litoral conectando el nuevo Estadio, el Ferial y el Centro Aeroportuario.

5.3.3. Parque del Ferial, colindante con el Parque Princesa Sofía, se convierte en un espacio público multifuncional para la actividad colectiva por su cercana ubicación con respecto al centro urbano de la ciudad.

5.3.4. Centro Aeroportuario, en los suelos municipales colindantes con el Aeropuerto de Gibraltar y Puerto de la Alcaidesa, planteándose
usos hoteleros y terciarios como importante oferta de actividad productiva para los asentamientos colindantes de Gibraltar, Bahía de Algeciras y Costa del Sol.

5.3.5. Centro Socio-Cultural Junquillos, reordenando los suelos municipales dotacionales del actual mercado y colegios colindantes de
Junquillos para crear una nueva “centralidad urbana” de carácter socio-cultural y residencial capaz de cualificar socialmente al Barrio y
potenciar su actividad urbana.

5.3.8. Nueva Ciudad Deportiva, que complementa los usos deportivos de la ciudad con la pista de atletismo y diversos campos de fútbol y
polideportivos para complementa los usos deportivos junto a la Avenida Cartagena para servir a los nuevos desarrollos residenciales.

5.3.9. Parque Agrícola del Zabal, para recuperar las huellas históricas agrícolas de este asentamiento irregular del Zabal planteando su
reordenación e integrándolo en la ciudad con atractivas innovaciones en sus espacios colectivos como estos “Huertos Urbanos” que conforman el “Parque Agrícola” del Zabal.

5.3.10. Paseo Litoral Levante, integrando las dotaciones ubicadas en el espacio verde de los 50 m de la línea marítimo terrestre frente a la
Urbanización de la Campana y sus protegidas playas dunares a las que se accede desde el paseo peatonal del litoral.

5.3.11. La reordenación del Zabal es una de las grandes apuestas del Plan para incorporar a la estructura de la ciudad este asentamiento
irregular, garantizando el necesario equilibrio de cargas para su puesta en valor urbano y la ordenación a través de sus caminos históricos y las transversalidades de las “cuñas verdes” que relacionen los espacios de la Sierra con el litoral.

5.4. Extensiones urbanas

Se apuesta por un modelo de extensión “compacta” consolidando los sectores existentes con nuevas ordenaciones adaptadas al modelo del Plan. Los Sectores de Suelos Urbanizables tienen un total de superficie de suelo de 1.119.980 m2, con una programación de 5.922 viviendas y una superficie de suelo de Espacio Libres de 189.636 m2, con una aportación de Equipamientos de Sistemas Generales de 195.675 m2 de suelo.

El objetivo de los nuevos desarrollos residenciales ha sido colmatar y reordenar los espacios inacabados de la ciudad para consolidar el
crecimiento “compacto” que se propone y la estructura urbana de sus viarios y dotaciones que le dan su forma urbana.

5.5. Suelo Urbano

5.5.1. El “Eje Histórico” conformado por la Plaza de Toros – Plaza de la Constitución que tiene su continuidad en el nuevo “Eje Norte”
consolidando este importante eje histórico de la ciudad.

5.5.2. Reurbanización de espacios públicos como el entorno de la Plaza de Toros y otros diversos elementos viarios.

5.5.3. Actuaciones de “Reforma Interior” y “Ordenanzas” en las diferentes tramas y tipologías de la ciudad heredada, facilitando las
gestiones de sus desarrollos a través de los diferentes instrumentos de planeamiento.

5.6. Protecciones

5.6.1. Catálogo de Protección de sus elementos arquitectónicos como puesta en valor de su Patrimonio Histórico.

5.6.2. Protecciones de uso de las playas dunares de Levante, planteando pasarelas de madera de acceso para proteger la formación de dunas que caracterizan estas playas.

5.6.3. Espacios Protegidos del Litoral Levante y Sierra Carboneras como suelos de alto valor paisajístico y medioambiental que conforman
el paisaje territorial de la ciudad.