En estas últimas décadas se han producido importantes transformaciones urbanas en los espacios portuarios respecto a esa relación urbana que tienen en la ciudad con la que coexiste históricamente. Podríamos destacar,como principales causas de dicha transformación, la necesidad de dar respuesta a las necesidades y usos que requieren éstos espacios portuarios ante las nuevas demandas , y la dificultad de conseguirlo precisamente por la presión que ha ejercido la ciudad sobre estos espacios de relación que también requiere ordenar e integrar ante sus nuevos desarrollos urbanísticos. Todo ello, está exigiendo profundas transformaciones urbanísticas para cualificar y seguir potenciando esa necesaria relación en la cual ambas se reconocen conjuntamente desde sus orígenes históricos.
Esta necesidad de transformación de las áreas portuarias, que ha buscado sus ampliaciones espaciales para recoger las necesidades de sus nuevas demandas, está originando también importantes oportunidades en esa nueva relación ciudad-puerto precisamente desde los espacios portuarios abandonados del borde urbano y que requieren ser reinterpretados desde la necesaria convivencia que ambos espacios requieren.

Torre de Rem Koolhaas Rooterdam

No se trata de simples cesiones de suelos portuarios, sino de propuestas integradoras en donde ambos espacios de la ciudad y su puerto tienen que seguir entendiéndose y coexistiendo desde sus nuevas transformaciones espaciales y de usos . Estas iniciativas de transformación en la relación puerto-ciudad (Waterfront, Cityport…) que tuvieron su origen en algunos puertos de los Estados Unidos (Baltimore, Toronto, San Francisco…), fueron sucediéndose posteriormente en Europa en los años ochenta del pasado siglo mediante políticas urbanísticas de integración puerto-ciudad como sucedió en los puertos de Londres, Rotterdam, Glasgow…, y recientemente nuestro país en los años noventa en los puertos de Barcelona, Valencia, Málaga…

Dos Torres de Som y Ortiz-Leon

Por todo ello, podríamos afirmar que la remodelación de las áreas portuarias en contacto con sus ciudades se ha convertido en estos últimos años en importantes apuestas para reforzar las relaciones urbanísticas puerto-ciudad, y también el origen de actuaciones singulares que han asumido la escala referencial del importante espacio portuario en su relación con el paisaje urbano de la ciudad. Valgan algunos ejemplos recientes para comprobar estas actuaciones singulares en algunas remodelaciones portuarias, como las propuestas en los Puertos de Valencia (con la Torre Eólica de Fran Silvestre), Barcelona (con el Hotel Vela), o en su Puerto Olímpico (con las dos Torres de Som y Ortiz-Leon), y en Rotterdam (con la Torre de Rem Koolhaas), en donde la propia escala de la intervención en el paisaje puerto-ciudad exigía esas potentes actuaciones en este importante espacio relacional.

Hotel Vela

De la misma manera podríamos ejemplarizar la actuación en los Muelles 1 y 2 del Puerto de Malaga , cuyos espacios portuarios obsoletos por su ampliación portuaria fueron aprovechados para realizar esa operación de integración puerto-ciudad tan necesaria para ambas partes. El importante proceso de remodelación del Puerto de Malaga, se ha convertido actualmente en la más importante transformación de la ciudad desde aquellas potentes actuaciones del Marqués de Larios en la apertura de la calle que lleva su nombre y en la realización de su Parque asomándo la ciudad al mar. En esta perspectiva de futuro, que ha abierto dicha remodelación portuaria generando nuevos paisajes urbanos , habría también que encontrar las justificaciones de la propuesta del Hotel de la Torre del Puerto en Malaga referenciándose a esta importante transformación del Puerto en su relación con la Ciudad, al igual que los citados puertos europeos o españoles que anteriormente se comentaba. Es desde estas grandes escalas del lugar en donde se ubica, en donde la referencia de los artefactos portuarios de grúas, silos industriales y grandes cruceros que atracan en la Estación Marítima colindante, así como del paisaje urbano al que se referencia frente al cercano conjunto de Torres de la Malagueta y en la distancia de sus principales hitos de la Alcazaba, Aduana, Catedral y Torre de la Equitativa, habría que entender sus referencias paisajistas respecto a los hitos con los que se relaciona. Esta posición referencial en el complejo y potente espacio portuario, en donde se ubica con respecto a un nuevo frente urbano de la ciudad ,que se ha transformado profundamente en esa ordenación de los nuevos espacios portuarios en su integración con la ciudad, estarían las claves del proyecto que junto a otras futuras actuaciones como las del Muelle Heredia o la Plataforma de San Andrés aportarán a la ciudad esa nueva imagen de contemporaneidad que requiere descubrir en estos nuevos espacios relacionarles de la ciudad con su puerto.

Torre Eólica de Fran Silvestre

José Seguí Pérez. Arquitecto